Death Billiards

Death Billiards es una de las cuatro obras de anime que cada uno recibió 38 millones de yenes de la Agencia del gobierno japonés de Asuntos Culturales, y se distribuyen la mayor parte de esos fondos para estudios que capacitan a jóvenes animadores en el puesto de trabajo.